lunes, 28 de julio de 2014

Sensores de Salud

Antonio Iñesta. Blog Web2.0 y Salud http://fecoainesta.blogspot.com.es/
El campo de los sensores se está expandiendo y se están introduciendo sensores de todo tipo que están impactando en los mercados de salud, rastreo, diagnóstico, y móviles. Lo que van a medir los sensores y cómo podemos utilizar esta información es muy amplio hoy y todavía lo va ser mucho más en el futuro conforme la miniaturización y la integración de los datos en plataformas, mejore con el tiempo. Aquí apuntamos algunos sensores corporales de última generación. En esta comunicación trataremos los sensores de movimiento, elevación, conductancia de la piel, y temperatura de la piel. En los siguientes trataremos algunos  de los demás sensores.
Movimiento. Detectar el movimiento para biometría no es diferente de la detección de movimiento en cualquier otra cosa, y por lo general se lleva a cabo con el uso de un acelerómetro. Los sensores son relativamente pequeños y baratos, lo que es difícil es la ingeniería que realiza el análisis de los datos del acelerómetro. Puede ser difícil determinar un "paso" de los datos con ruido producidos por la aceleración total de un ser humano, pero se hace.
Elevación. La elevación es otra métrica relativamente sencilla de conseguir. Aunque técnicamente no es un indicador biológico, es una medida importante en el análisis de la actividad. Se detecta normalmente a través del uso de un barómetro. A medida que aumenta la elevación, disminuye la presión de aire, y estos cambios pueden ser fácilmente detectados de forma sorprendentemente precisa por un sensor de presión barométrica.
Conductancia de la piel (actividad electrodérmica), es la propiedad de la piel de ser más o menos conductora en respuesta a un estímulo. Generalmente, cuanto más excitado o agitado está uno, la piel se vuelve más conductora. Por esta razón, las pruebas de conductancia de la piel son uno de los factores utilizados en las pruebas del detector de mentiras. La conductancia de la piel es un rasgo autónomo, lo que significa que es involuntaria y los cambios se basan en el estado del cuerpo. Si el estrés es más alto, más alta es la conductancia de la piel. Es otro parámetro biométrico que es barato y fácil de detectar, y se puede incluir también en nuestro reloj de pulsera teórico.
La temperatura en la superficie de la piel, cambia como consecuencia de la circulación de la sangre a través de los tejidos del cuerpo. Los pequeños vasos sanguíneos (arteriolas) que cruzan a través del tejido están rodeados por fibras de músculo liso, que son controladas por el sistema nervioso simpático.
En un estado de mayor esfuerzo, excitación y estrés, las fibras musculares se contraen, provocando una estenosis (estrechamiento) de la vasculatura. Esto conduce a una reducción de la temperatura de la piel, ya que se reduce la circulación de sangre a través del tejido. Por el contrario, en un estado de relajación, la musculatura está también relajada, causando que la vasculatura se dilate. Por lo tanto, la temperatura de la piel aumenta.
El estrés mental conduce a menudo a una perfusión periférica inferior y una disminución de la temperatura de la piel en las manos, causado por el aumento de actividad del sistema nervioso simpático. Desde un punto de vista evolutivo, esta reacción de estrés sirve para prepararnos para "luchar o huir" en un entorno de amenaza física, ya que la cantidad máxima de sangre se concentra en los músculos que están trabajando.
Esta reacción de estrés fisiológico puede ser inútil o incluso perjudicial en muchos contextos de la sociedad moderna (p.ej., esfuerzo mental, preocupaciones, estrés psicosocial, trastornos de ansiedad, etc.). Un control consciente del estrés fisiológico puede ayudar a reaccionar más relajado y eficiente a muchas situaciones. La biorretroalimentación es una forma establecida para aprender este tipo de control.
Investigadores de la Universidad de Illinois han desarrollado un termómetro flexible, ponible, de tamaño la mitad del ancho de un cabello humano (http://www.psfk.com/2013/09/ultrathin-wearable-thermometer.html). Los sensores están hechos de alambres delgados de oro y membranas de silicio montados en una hoja de goma ultra-delgada, que está perforada para ayudar a que la piel transpire y se comporte de forma natural. El dispositivo se puede colocar sobre la piel humana y medir temperaturas de hasta milésimas de grado.
El sensor reúne datos clínicamente útiles, tales como el flujo de sangre y la hidratación de la piel con una sensibilidad extremadamente alta. El dispositivo se puede fijar a la piel usando un pegamento especial para medir continuamente la temperatura periférica de esa región, y se puede fabricar lo suficientemente grande como para detectar la temperatura de la piel en amplias áreas del cuerpo.
La temperatura del cuerpo (la temperatura corporal interna o corporal) no es la temperatura de la piel. La temperatura de la piel depende de la temperatura corporal más una serie de parámetros internos y externos. Si la temperatura del cuerpo tiene que ser medida específicamente en la muñeca de un sujeto, una medición de la temperatura de la arteria del pulso (no la temperatura de la piel) puede producir resultados que están más cerca de la temperatura corporal.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada