lunes, 5 de septiembre de 2016

Cáncer Colorrectal y medicamentos que se utilizan

Antonio Iñesta. Blog Web2.0 y Salud http://fecoainesta.blogspot.com.es/
Hay varias formas de tratar el cáncer colorrectal, dependiendo de su tipo y estadio. La Cirugía (el tipo de cirugía dependerá de si se trata de cáncer de colon o rectal); Terapia de radiación; Quimioterapia; y Terapia dirigida.
Dependiendo de la etapa del cáncer y otros factores, diferentes tipos de tratamiento se pueden combinar al mismo tiempo o utilizarse uno después de otro.
El tratamiento más común para el cáncer colorrectal es la cirugía. En el caso de tumores localizados, la cirugía puede eliminar completamente el cáncer. Cuando el cáncer ha invadido la pared del intestino o los ganglios linfáticos, se administra quimioterapia (a veces en combinación con radioterapia) antes o después de la cirugía.
La quimioterapia estándar de primera línea para el cáncer de colon metastásico puede consistir en uno de los dos regímenes: FOLFOX (5-FU, leucovorina y oxaliplatino) o FOLFIRI (5-FU, leucovorina, e irinotecán).
La adición de bevacizumab (Avastin, Roche; en España de Uso hospitalario), un anticuerpo monoclonal humanizado (anti-angiogénesis) también puede ayudar a mejorar la supervivencia cuando se incluye en cualquiera de los regímenes de tratamiento. El bevacizumab inhibe el Factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF), una proteína segregada por las células tumorales y otras células en el microentorno del tumor que promueve la formación de vasos sanguíneos del tumor.
Cetuximab (Erbitux, Merk KGaA; en España de Uso hospitalario), AcM quimérico y panitumumab (Vectibix, Amgen; en España de Uso hospitalario) AcM Humano, ambos anticuerpos monoclonales contra el receptor del factor de crecimiento epidérmico humano (EGFR, sobreexpresado en la superficie de las células cancerosas de una amplia variedad de tumores sólidos que les ayuda a crecer), también han demostrado mejorar la supervivencia cuando se administran con quimioterapia multiagente; estos anticuerpos, sin embargo, sólo son eficaces en los pacientes cuyos tumores carecen de mutaciones RAS.
    Alrededor de 4 de cada 10 cánceres colorrectales tienen mutaciones (defectos) en el gen KRAS o NRAS, que hacen a estos fármacos ineficaces. Ahora, los médicos analizan comúnmente el tumor para identificar estos cambios genéticos antes del tratamiento, y sólo utilizan estos medicamentos en personas que no tienen estas mutaciones.
Aflibercept (Zaltrap, Sanofi-Aventis; Aylea, Bayer Parma; en España de Uso hospitalario), una proteína de fusión que se une a los factores de crecimiento VEGF-A, VEGF-B, y PGF, también fue aprobado para el tratamiento de segunda línea con quimioterapia. Aflibercept, funcionando como un receptor señuelo soluble, se une a factores de crecimiento del endotelial vascular (los VEGF) pro-angiogénicos, evitando de este modo la unión de los VEGF a sus receptores celulares. La interrupción de la unión de los VEGF a sus receptores en las células puede resultar en la inhibición de la angiogénesis tumoral, la metástasis, y en última instancia, la regresión del tumor.
En septiembre de 2012, la FDA aprobó regorafenib (Stivarga, Bayer Parma; en España de Uso hospitalario), un medicamento oral que se dirige a múltiples tirosina quinasas, para pacientes que progresaron en la terapia previa con imatinib y sunitinib o son intolerantes a la misma. Las quinasas son proteínas en o cerca de la superficie de una célula que transmiten señales importantes al centro de control de la célula. Regorafenib bloquea varias proteína quinasas que bien ayudan a crecer a las células tumorales (KIT, RET, RAF-1, BRAF, BRAFV600E) o ayudan a formar nuevos vasos sanguíneos para alimentar el tumor (VEGFR1, 2, 3, TIE2) y el microambiente tumoral (PDGFR, FGFR). El bloqueo de estas proteínas puede ayudar a detener el crecimiento de células cancerosas. Este medicamento se utiliza para tratar el cáncer colorrectal avanzado, por lo general cuando otros medicamentos ya no son útiles.
Y en 2015, la FDA aprobó ramucirumab (Cyramza, Eli Lilly; en España de Uso hospitalario) para el cáncer colorrectal metastásico, un anticuerpo monoclonal humano que se une específicamente al Receptor 2 del VEGF (factor de crecimiento del endotelio vascular) que es el mediador clave de la angiogénesis inducida, que es fundamental para que el tumor obtenga nutrientes. Se usa con FOLFIRI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada