lunes, 18 de julio de 2016

Ludwig Cancer Research

Antonio Iñesta. Blog Web2.0 y Salud http://fecoainesta.blogspot.com.es/
Investigación del Cáncer Ludwig (www.ludwigcancerresearch.org), es una red de colaboración internacional de científicos de renombre que ha sido pionera en la investigación del cáncer y descubrimientos de más de 40 años. Ludwig combina la ciencia básica con la capacidad de trasladar sus descubrimientos y llevar a cabo ensayos clínicos para acelerar el desarrollo de nuevos diagnósticos del cáncer y terapias. Desde 1971, Ludwig ha invertido cerca de $ 2,7 mil millones a través del Instituto Ludwig sin fines de lucro para la Investigación del Cáncer y los seis Centros Ludwig con sede en EEUU.
El Instituto Ludwig para la Investigación del Cáncer es una organización internacional sin fines de lucro con un legado de 40 años de descubrimientos pioneros de cáncer. El Instituto ofrece a sus científicos de todo el mundo los recursos y la flexibilidad para realizar su trabajo y ver que sus descubrimientos mejoran la salud humana. He seleccionado de su página web una serie de investigaciones lideradas por científicos de Ludwig.
Ludwig Cancer Research y el Cancer Research Institute han puesto en marcha (6/4/2016) un ensayo clínico de fase 1/2 de una combinación de inmunoterapia para el cáncer de ovario avanzado. El ensayo abierto está evaluando la combinación de durvalumab, anticuerpo en investigación de MedImmune, un inhibidor de PD-L1, y motolimod agonista TLR8 (receptor 8 tipo Toll) en investigación de VentiRx, añadido a quimioterapia en los cánceres de ovario localmente avanzados o recurrentes que se han vuelto resistentes a la quimioterapia de platino. Los investigadores esperan que la activación de motolimod del TLR8 creara condiciones dentro de los tumores que son óptimas para la mejora de los efectos de durvalumab. Además, cuando se administra con la quimioterapia, motolimod podría impulsar la respuesta inmune contra las células cancerosas que no están ocupadas por durvalumab ayudando al sistema inmunológico a "ver" antígenos del cáncer. Puesto que las dos inmunoterapias trabajan en formas distintas, podrían tener efectos aditivos, induciendo respuestas inmunes antitumorales más potentes y duraderas.
Un equipo de investigadores dirigido por el científico Stephen Hodi del Ludwig Cancer Research informó (17/04/2016) de los resultados del estudio más largo de seguimiento de supervivencia realizado hasta la fecha de pacientes con melanoma avanzado que fueron tratados con el inhibidor PD-1 nivolumab. Hodi y sus colegas anunciaron que el 34 por ciento de los pacientes tratados solo con esta inmunoterapia en un ensayo de fase 1 anterior todavía estaban vivos cinco años después. El melanoma se cura el 98 por ciento de las veces mediante cirugía simple cuando se detecta a tiempo. Pero una vez que se haya extendido, es agresivo y puede ser altamente resistente a la terapia. El tiempo de supervivencia medio de los pacientes, diagnosticados con melanoma avanzado, históricamente ha sido de 11 meses.
(6/07/2016) Los investigadores de Ludwig han diseñado una prueba de detección en sangre para determinar el riesgo de recurrencia del cáncer de colon de un paciente y monitorizar los efectos de la quimioterapia después de la cirugía. Estos han demostrado que los fragmentos de ADN tumoral circulante en sangre se pueden utilizar para medir el riesgo de recurrencia del cáncer colorrectal y la eficacia de la quimioterapia después de la cirugía. El hallazgo, es un paso importante hacia el desarrollo de una prueba no invasiva y más eficaz para la detección, seguimiento y tratamiento de cáncer.
La decisión de si un paciente con cáncer de colon en estadio II debería ser tratado con quimioterapia adyuvante, después de la intervención, sigue siendo una de las áreas más difíciles en oncología colorrectal. Tales evaluaciones se realizan actualmente mediante la combinación de una serie de características clínicas y patológicas. En la actualidad, hasta el 40 por ciento de los pacientes en estadio II se someten a los rigores y riesgos de la quimioterapia adyuvante a pesar de que sólo una pequeña fracción de ellos está destinada a experimentar una recaída del cáncer.
Las células cancerosas, con frecuencia, desprenden su ADN en la sangre cuando mueren, y los recientes avances en la tecnología han hecho posible capturar y perfilar estos fragmentos relativamente raros de ADN. Las mutaciones en tal ADN tumoral circulante (ctDNA) pueden servir como biomarcadores sumamente específicos del cáncer. Una prueba positiva ctDNA es un indicador de que las células cancerosas del tumor original se esconden en algún lugar del cuerpo. Una prueba de cribado de ctDNA puede ser utilizado no sólo para determinar el riesgo de recurrencia, sino también como un marcador en tiempo real de los beneficios de la quimioterapia. Cuando se desarrolle una prueba genérica de este tipo, se podría capturar más del 90 por ciento de los cánceres colorrectales, y se eliminaría la necesidad de recuperar y analizar muestras tumorales individuales, lo que ahorraría tiempo, esfuerzo y dinero.
Medicamentos para otras indicaciones. Es una buena cosa cuando una clase de medicamentos para una enfermedad puede ser utilizada para tratar a otra, puesto que ya ha pasado las pruebas de estabilidad y seguridad. 
Los inhibidores de la familia de proteínas de señalización denominadas quinasas Janus (JAK) son un ejemplo de ello. Aprobados por los EEUU y otras agencias de medicamentos, para el tratamiento de una forma de leucemia y de enfermedades autoinmunes, esta clase de fármacos también se están ahora probando en personas con diagnóstico de linfoma y otras neoplasias malignas avanzadas. En 2014, Matthias Ernst y sus colegas mostraron que los inhibidores de JAK reducen tumores de colon en ratones. Si estos hallazgos son válidos, los investigadores podrían empezar a probar sus efectos en pacientes.
Aproximadamente el 80% de los cánceres de colon implican mutaciones en un gen supresor de tumores denominado "poliposis adenomatosa colónica" (adenomatous polyposis coli, APC). Estas mutaciones conducen a división celular incontrolada y crecimiento del tumor.
Desafortunadamente, este conocimiento no ha conducido al desarrollo de fármacos clínicamente aprobados que se dirijan a tumores con mutaciones APC. Una razón para esto es que los fármacos experimentales que interfieren con la vía de señalización que implica APC pueden detener el crecimiento del tumor, pero también pueden dañar el tejido normal del colon.
En su nuevo estudio, Ernst y sus colegas demostraron en ratones que los inhibidores de JAK también podrían parar formas mucho más comunes de cáncer de colon esporádicos que surgen de mutaciones APC. Mejor aún, podrían hacerlo sin dañar las partes sanas de los intestinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada