lunes, 1 de agosto de 2016

Cáncer de ovario y los medicamentos que se utilizan

Antonio Iñesta. Blog Web2.0 y Salud http://fecoainesta.blogspot.com.es/
Después de las comunicaciones sobre anticancerosos y fundaciones que luchan contra el cáncer, me ha parecido que podría ser interesante seguir con los anticancerosos, especialmente inmunoterápicos, que se utilizan en un reducido número de canceres que son muy relevantes por su frecuencia y mortalidad.
El cáncer de ovario es la principal causa de muerte por cáncer ginecológico en los Estados Unidos. En España el cáncer de ovario epitelial es la segunda neoplasia del aparato genital femenino en frecuencia, tras el cáncer de endometrio, sin embargo es la principal causa de mortalidad por cáncer ginecológico. El cáncer de ovario se diagnostica generalmente en una etapa avanzada, cuando es difícil de tratar con éxito y las tasas de mortalidad son altas. Aunque la mayoría de las mujeres con cáncer de ovario avanzado responden a la quimioterapia de primera línea, la mayoría de las respuestas no son duraderas. Más del 80% de las pacientes tendrán una recurrencia de la enfermedad después del tratamiento de primera línea, y más de la mitad morirá de la enfermedad recurrente dentro de los 5 años del diagnóstico.
La terapia estándar, de primera línea, para el cáncer de ovario es un régimen basado en platino, incluyendo carboplatino (Bristol-Myers Squibb) además de un taxano y agentes potencialmente adicionales. Una vez que el cáncer se vuelve resistente al platino, lo que significa que la enfermedad recurre rápidamente (dentro de los seis meses), los pacientes pueden recibir quimioterapias no basadas en platino, se administran como terapia de agente único, tales como la doxorrubicina liposomal pegilada (Janssen Biotech) o paclitaxel (Bristol-Myers Squibb). Sin embargo, las tasas de respuesta con estos agentes de segunda/tercera línea son típicamente alrededor del 15-20%. A diferencia del tratamiento actual de los pacientes sensibles al platino, el tratamiento en el entorno resistente al platino produce típicamente bajas tasas de respuesta del tumor. Los pacientes también experimentan menor supervivencia libre de progresión (PFS) y supervivencia global. En fases avanzadas, el tratamiento se convierte en gran medida paliativo.
El cáncer de ovario es uno de los principales tipos de cáncer para los que potentes tratamientos contra el cáncer basados en la inmunidad están ahora en desarrollo. La inmunoterapia como un tratamiento potencialmente prometedor para el cáncer de ovario se basa en varias líneas de evidencia. El más antiguo y uno de los más llamativos procedía de observaciones que la presencia de infiltración de células T (los llamados "linfocitos infiltrantes de tumor") en tumores de ovario es positiva y fuertemente asociada con una mayor supervivencia de los pacientes con cáncer de ovario. Un estudio posterior de científicos del Instituto de Investigación del Cáncer (CRI, EEUU) confirmó que los pacientes con frecuencias más altas de infiltración de células T asesinas habían mejorado la supervivencia.
El progreso hacia nuevos tratamientos ha sido lento. Sin embargo, la nueva información de la secuenciación genética de los cánceres ováricos serosos de alto grado, ha revelado una debilidad común, las mutaciones que causan defectos en las vías biológicas que reparan el ADN dañado. Los cánceres con ciertos tipos de defectos de reparación del ADN son sensibles a las terapias específicas dirigidas, tales como medicamentos llamados inhibidores de PARP (enzimas poli (ADP-ribosa) polimerasa), uno de los cuales fue recientemente aprobado por la FDA de EEUU para tratar el cáncer de ovario asociado con mutaciones germinales deletéreas en cualquiera de los genes BRCA1 o BRCA2 (BReast CAncer).
La FDA de EEUU dio la aprobación acelerada (2014) mientras se completan los ensayos confirmatorios, al olaparib (inhibidor de PARP) para tratar a mujeres con cáncer de ovario avanzado asociado a genes BRCA1/2 defectuosos, que están entre un número de genes de reparación del ADN identificados como mutados en el cáncer de ovario. La existencia de defectos en la reparación del ADN se ha convertido en una debilidad común en el cáncer de ovario. También en 2014, olaparib fue el primer inhibidor de PARP aprobado por la Agencia Europea del Medicamento como tratamiento de mantenimiento para los pacientes que respondieron con cáncer de ovario con BRCA1/2 mutado, después de la quimioterapia basada en platino.
Hay, sin embargo, varios otros potentes inhibidores de PARP, incluyendo rucaparib (Clovis) cáncer de ovario, niraparib (Tesaro) cáncer de ovario, talazoparib (Medivation) en el cáncer de mama metastásico con BRCA germinal mutado (gBRCAm) y veliparib (Abbvie) en cáncer de pulmón no microcítico, cáncer de mama y cáncer de ovario, que están todos en desarrollo de ensayos clínicos de fase avanzada. 
El “Dream Team” de Stand up To cancer (http://www.standup2cancer.org/) en asociación con Ovarian Cancer Research Fund (http://www.ocrf.org), Ovarian Cancer National Alliance (http://www.ovariancancer.org/), American Association for Cancer Research (http://www.AACR.org), The National Ovarian Cancer Coalition (http://www.ovarian.org), está dedicado a la investigación del cáncer de ovario, establecido en la Reunión Anual de la AACR 2015, celebrada en abril 18-22. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada